Imaginando el futuro del transporte

Asegurar que todos los residentes tengan acceso a opciones de tránsito seguras, confiables y eficientes es una parte esencial de la construcción de comunidades vibrantes en el 7º Distrito y más allá. Nuestra infraestructura de transporte – que incluye carreteras y puentes, trenes urbanos, metro, autobuses, ciclovías y aceras – conecta a los residentes con oportunidades y servicios críticos como trabajos, escuelas, guarderías, supermercados, hospitales, recreación y más. Sin embargo, esta oportunidad no se distribuye equitativamente en nuestras comunidades, y el problema se ha visto intensificado por la política de transporte que, con demasiada frecuencia, deja de lado las voces de las comunidades que dependen del tránsito, favorece los megaproyectos sobre cambios menos glamorosos pero más impactantes y desproporcionadamente prioriza el viaje en automóvil sobre las opciones multimodales.

Conforme nuestras carreteras, puentes e infraestructura de tráfico se deterioran, la mayor inversión federal es crucial, pero también lo es volver a imaginar cómo es un sistema de transporte del Siglo XXI. Ante la crisis climática que aumenta rápidamente y las desigualdades que se exacerban con la política de transporte centrada en el automóvil, debemos priorizar la innovación y el desarrollo de proyectos de transporte multimodal que incorporen infraestructura de transporte masivo, peatonal y ciclista – y vincular esos proyectos con desarrollos de vivienda y de negocios a nivel comunitario.