Ampliando la oportunidad educativa

El acceso equitativo a una educación de alta calidad es vital para abordar las desigualdades en nuestras comunidades y cerrar las persistentes brechas de oportunidades. Desde la educación temprana hasta la educación continua y para adultos, un sistema educativo asequible y de calidad accesible para todos los residentes es la clave para reducir la pobreza, mejorar la salud pública y reducir los resultados negativos como la adicción y el encarcelamiento.

Para abordar las desigualdades existentes en nuestro sistema educativo, debemos hacer inversiones en educación pública que nos permitan atraer, desarrollar y retener educadores de clase mundial, proporcionar instalaciones escolares modernizadas en cada comunidad y hacer que la educación sea asequible. También debemos ser conscientes de que la capacidad de aprender no está determinada solo por lo que sucede cuando los estudiantes entran al aula. El hambre, la falta de vivienda, la pobreza, la exposición a la violencia, las enfermedades mentales y las condiciones ambientales inseguras impactan profundamente la capacidad de aprendizaje de un estudiante. Necesitamos adoptar un enfoque integral para asegurar que los estudiantes, en todos los niveles, tengan la atención médica, el apoyo financiero y las oportunidades fuera de la escuela que les permitan lograr su potencial.

También debemos reconocer y confrontar las políticas que definen la oportunidad de acuerdo a un código postal. Debemos actuar intencionadamente en nuestros esfuerzos por desmantelar la canalización de la escuela al encarcelamiento, poner fin a las políticas disciplinarias que conducen desproporcionadamente a la expulsión de estudiantes de color, y eliminar las enormes barreras financieras que con demasiada frecuencia hacen que la educación sea inaccesible para los estudiantes, incluyendo a la multitud que intenta encontrar el equilibrio entre el costo de la educación y la renta o la guardería. Necesitamos líderes en el Congreso que no solo luchen por una mayor financiación para la educación, sino que comprendan las causas fundamentales de la inequidad educativa y trabajen de manera proactiva para garantizar que cada estudiante tenga la oportunidad de prosperar.